lunes, noviembre 26, 2012

Crónicas Birmanas, de Guy Delisle

Confirmado: los libros de Guy Delisle son de las mejores guías de viajes que nunca he visto. Aprendes mucho sobre el modo de vida del lugar, sobre sus rarezas, sus costumbres, y al final siempre acabo buscándome algún documental o libro para aprender más sobre la zona.

En esta ocasión no viaja sólo, sino acompañado de su mujer y de su hijo que aún es un bebé. Puede parecer que esto va a cambiar el tono de la narración respecto a otras historias suyas, pero no. En Pyongyang o Shenzhen acude a estas ciudades por su propio trabajo. En esta ocasión va por el trabajo de su mujer en Médicos sin Fronteras. 
Se instarán en Ragún, y ya desde el comienzo no es fácil. No encuentran una casa o piso pequeños donde poder vivir. Siempre les ofrecen enormes edificios que muestran claros vestigios del colonialismo británico. Muy bonitos y señoriales pero nada prácticos. Los compara con las viviendas de los lugareños, y estos edificios son un desastre. En Myanmar hay una media de 25º C, y unos fuertes monzones, por lo que el calor y la humedad son insoportables en una casa que no está preparada para ello.

Nos cuenta aspectos de su cultura, como la costumbre que tienen de mascar betel a todas horas, un preparado a base de plantas que usan a modo de chicle, y que consigue teñirles los dientes de un color cereza oscuro tirando a negro. Una vez masticado lo escupen en cualquier sitio.

Hay unos fragmentos que son diferentes de los libros anteriores, y son viajes relámpago que hacen a otras ciudades del país, ese tipo de viajes que hacemos en un día o dos y en los que nos atiborramos a ver monumentos y lugares de interés, saturándonos de información y no siempre disfrutando. Esto lo consigue con viñetas más pequeñas, sin texto, con el viaje paso a paso: avión, transporte, calor, edificio, transporte, calor, transporte, edificios, anécdotas... Todo a fotogramas como las fotografías que componen los recuerdos de nuestros viajes.

El libro fue escrito en 2007, por lo que nos cuenta un dato que ahora pertenece ya a la historia: el arresto domiciliario de la premiada con el Nobel de la Paz en 1991 Aung San Suu Kyi, que resulta que vive a tan solo unas casas de ellos. Gracias a dios, tras 14 años de arresto en 2010 fue puesta en libertad.

No aporta mucho datos de la dictadura militar que se ha vivido en los últimos años, una de las más duras del planeta que estuvo en vigor desde 1964. Pero algo se deja entrever en las escapadas que hace con Médicos sin Fronteras, dándonos unas pinceladas sobre las condiciones tan malas, y todos los lugares a los que no les dan acceso. Las condiciones de salubridad son terribles. Es uno de los mayores productores mundiales de opio, por lo que los niveles de drogadicción son muy muy altos. Esto implica que el número de afectados por el VIH sea muy alto por culpa de compartir las jeringuillas, así como por el alto nivel de prostitución, ya que comenta que algunas mujeres llegan a tener hasta a 50 clientes en un día. 

Hablando de datos más amables, nos cuenta muchas anécdotas sobre el budismo. Los monjes se levantan cada día a las 3 de la mañana (se entiende cuando sabes que a partir de las 12 del mediodía no pueden comer nada). Recorren las ciudades y poblados con sus ollas para que los ciudadanos les alimenten. Sólo pueden aceptar alimentos ya cocinados y no aceptan dinero. Viven de la caridad, lo que no es un problema para ellos ya que el sentimiento religioso de la gente es muy alto, y es una forma de asegurarse un buen karma. 

Me sorprendió que en las pagodas puedas ir tres días a un retiro espiritual y llevar la misma vida que un monje, excepto por la alimentación que te la facilita el centro. Pero los horarios de dormir, meditar y comer son los mismos. No hablas con nadie, tan solo meditas y descansas. ¡Eso si que son vacaciones!

Como veis, toda una enciclopedia del lugar, de sus costumbres, su modo de vida, sus peligros y de todos los lugares maravillosos que tiene para visitar.

En breve buscaré Crónicas de Jerusalén, porque pienso leer todo lo que haya escrito y dibujado este hombre.



Título: Crónicas Birmanas
Autor: Guy Delisle
Editorial: Astiberri
ISBN: 9788496815667
Páginas: 272
Precio: 20 €

15 comentarios:

  1. Me encanta la novela gráfica en este plan. Este me lo llevo para que me lo regalen en Navidad. Lo del betel es asqueroso lo que hace con los dientes, pero bueno, si todos están así, igual hasta se ven atractivos (chiste malo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Icíar, la verdad es que lo del betel muy agradable no es, y menos aún porque lo escupen por todas partes... Puaj.

      Eliminar
  2. No soy muy experta en guías de viajes pero me has picado la curiosidad con esta novela gráfica, así que tendré en cuenta a Guy Delisle. Gracias por el descubrimiento y feliz lunes.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, lo de guía de viajes es una forma de hablar, aunque es cierto que te ayuda a conocer muchísimas cosas sobre sitios que ver, y costumbres locales.

      Eliminar
  3. Gracias por la entrada! El libro tiene una pinta genial y me acabas de solucionar un regalo para estas Navidades! Jejeje Unos amigos acaban de viajar a Birmania y seguro que les va a encantar :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda! Pues ya te contarán si lo que leen en el libro se aproxima a la realidad o no.

      Eliminar
  4. No soy muy de guías de viaje, pero me has dejado con ganas de probar con este autor así que voy a cotillear por la biblio, a ver si encuentro alguno de sus libros.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, ya digo que lo de guías de viajes es un modo de hablar, es una novela gráfica pero tan centrada en lugares y costumbres de la zona que podría valorarse así.

      Eliminar
  5. Me he reido tantísimo con DeLisle; creo que sus crónicas Birmanas son de lo mejor, aunque Pyonyang es épica.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son todas muy buenas! Ya digo que tengo muchas ganas de la de Jerusalem. Viajamos por todo el mundo gracias a él.

      Eliminar
  6. Mira que me gusta este tipo de novelas gráficas, las suelo disfrutar un montón =)
    Gracias por la reseña!

    Besotes

    ResponderEliminar
  7. Bueno, lo tengo bastante claro. Por afinidades.. tu mandas, lo buscaré
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro! La verdad es que se lee en una tarde, y tiene fragmentos tronchantes.

      Eliminar
  8. ¡Hola! Me ha encantado esta reseña; suelo disfrutar mucho los libros de viajes y creo que este es de los que me gustarían. ¡Anotado queda! También quería decirte que me gusta mucho la selección de libros que sueles hacer: no te dejas influir por el ritmo de novedades que imponen las editoriales a golpe de márketing, y eso se agradece. :-) ¡Muchos saludos!

    ResponderEliminar